Las confesiones más íntimas de Adara al descubierto

Adara y Gianmarco

Adara y Gianmarco ya no pueden reprimir más sus sentimientos. / Mediaset.

Adara ha dejado claro durante estos últimos días que que su relación con Hugo Sierra ha llegado a su fin. Su sentimientos por Gianmarco la han liberado y ha podido sincerarse con su amigo Joao y con ella misma. La carpeta más inesperada de la séptima edición de GH VIP ha hecho pedazos la supuesta relación idílica de la modelo.

Mientras el equipo de Guadalix prepara cada semana los decorados para las galas y pruebas semanales, los concursantes tienen que esperar en el confesionario. Adara y Joao creen que durante esos minutos no son observados. Por ello, han aprovechado para confesarse sin ningún tipo de tapujo.

Adara creía que no la escuchaban y abrió su corazón

Adara

El Maestro Joao empuja a su amiga a confesar una realidad que todos ya conocen. / Mediaset.

La madrileña ha encontrado en el vidente su mayor apoyo y ha sido con él con quien ha decidido abrirse. Joao ha observado y ha comprendido lo que todos desde fuera ya dábamos por hecho, Adara y Gianmarco siente algo más que amistad. Durante una de estas sesiones de aislamiento en el confesionario la concursante ha hablado de separación, la relación con el padre de su hijo ya no tiene salvación.

«No sé porqué no quiere acostarse conmigo», «no quería trabajar», «siento que he cometido un error», han sido alguna de las cosas que le ha contado a Joao. «Por eso no le echaba de menos», Adara confiesa que Gianmarco no ha sido el desencadenante de su ruptura, sino quien le ha quitado la venda de los ojos. «Me siento liberada», «tengo ganas de comenzar una nueva vida», ante estas palabras, Hugo ha decidido retirarse como defensor de la madre de su hijo Martín.

«Los sentimientos van creciendo y no paran en ningún momento»

Adara

La modelo se derrumba al pensar que su historia con el italiano puede llegar a su fin. / Mediaset.

El martes en la gala Límite 48 horas dos de los cuatro nominados fueron salvados. Para sorpresa de los inquilinos de la casa, Joao y Adara fueron los afortunados. Gianmarco podía ser expulsado y Adara lo sabía. La emoción al pensar que su historia podría llegar a su final empujó a Adara a confesar al Súper sus sentimientos por el italiano.

Los dos comprendieron que el jueves podrían no volver a verse, ni tocarse en una larga temporada por lo que ninguno de los dos quería estar muy lejos del otro. En uno de esos momentos de encierro en el confesionario, Adara no pudo más y admitió estar enamorada de Gianmarco. Así acabó con cualquier duda de reconciliación con su pareja.

Déjanos tus Comentarios