Aceite, el nuevo must de belleza para todos los usos

aceite

Aceite, el nuevo must de belleza.

Entre las múltiples funciones de la piel, una de las más importantes es la de servir de barrera protectora frente a los agentes externos, así como frente a la pérdida de agua. Una piel sana, que funciona correctamente, se caracteriza, fundamentalmente, porque existe un equilibrio entre agua (hidratación) y lípidos epidérmicos.

De hecho, el film o manto hidrolipídico, el encargado de proteger la piel de las agresiones externas, está formado por sebo (lípidos) y sudor (agua). Si la proporción de sebo es escasa, tendremos una piel seca. Y si es excesiva, una piel grasa. En el caso de las pieles sensibles, el manto hidrolipídico es deficiente, no funciona como debería, y por eso están más expuestas a las agresiones y necesitan una protección extra.

Falta de lípidos

aceiteAproximadamente a partir de los 30 años, la piel empieza a producir por sí misma menos lípidos. Esto supone que su función barrera está comprometida y se vuelve más vulnerable. Como nos explica Carme Chorto, asesora científica de Eucerin, si la función barrera de la piel es deficiente, la tasa de evaporación de agua transepidérmica aumenta.

La piel entonces se deshidrata, las células de la epidermis se descohesionan, aumentando la sensibilidad de la piel a los factores externos (ambientales, patógenos, alérgenos… etc). Por tanto, un tratamiento ideal debe contener ingredientes que reparen la función barrera y suplementen la falta de lípidos naturales epidérmicos. Y los aceites son perfectos para este fin.

1. Rostro radiante y nutrido

aceiteSi piensas que el aceite facial es solo para las pieles secas o muy secas, y que las mixtas o grasas no deberían ni acercarse a él, te equivocas. Todas las pieles necesitan hidratación y nutrición, y los aceites son una forma fabulosa de aportársela: la única precaución que habrá que tener será la de elegir productos no comedogénicos.

A nivel facial, los aceites penetran rápida y profundamente en la piel. Sin dejar residuo ni sensación oleosa o grasienta, y aportando un gran confort y sensorialidad. Solo unas gotas serán suficientes para tratar todo el rostro. Además, gracias a su contenido en ácidos grasos y vitaminas, son fantásticos aliados antienvejecimiento.

2. Cuerpo, tacto de seda

aceiteLa ducha es el momento perfecto para darle a todo el cuerpo un plus de hidratación, especialmente para las más perezosas y para quienes les cuesta aplicarse una hidratante en todo el cuerpo al salir de la bañera. Utiliza un gel de baño en aceite, o bien aplica, después de la higiene, un aceite corporal que solo deberás aclarar antes de secarte.

El estado general de tu piel, tanto a nivel de salud como de belleza, mejorará notablemente en cuestión de días. Si tienes más tiempo y disfrutas de un ritual de belleza completo, opta por los aceites de masaje, sensoriales y adaptados a cada necesidad. Con efecto relajante, vigorizante o energizante, entre otros.

3. Cabello sano y brillante

aceiteLos aceites no solo hidratan en profundidad y nutren el cabello, sino que ayudan a controlar el encrespamiento, reparan las fibras dañadas y las puntas abiertas, facilitan el desenredado y el peinado y aportan suavidad, brillo y manejabilidad. Además, se pueden aplicar de distintas formas. Entre ellas, antes del lavado (a modo de tratamiento de choque), tras secarlo con toalla (para desenredar y nutrir de medios a puntas), o como producto de acabado, para aportar brillo al look final.

4. Un plus

Pero los aceites no solo son beneficiosos para rostro, cuerpo y cabello. De hecho, cada vez surgen más productos a base de aceites enfocados a necesidades concretas. Como son las de las uñas y cutículas, o las de los labios, permanentemente expuestos a las agresiones diarias. Los tratamientos en aceite los nutren en profundidad y ayudan a mantener la hidratación.

Déjanos tus Comentarios