Arantxa Sánchez Vicario visita a su padre en el hospital

tx

Arantxa Sánchez Vicario quiere hacer borrón y cuenta nueva para dejar atrás los problemas familiares en los que lleva varios años inmersa. Su primer paso hacia este acercamiento ha sido clave ya que la extenista se ha trasladado de Miami, donde tiene fijada su residencia, a su Barcelona natal al conocer que la salud de su padre, Emilio, está cada vez más debilitada ya que sufre alzheimer y lleva ingresado en la clínica Quirón de la ciudad Condal dos meses.

Hay que recordar que sus conflictos se remontan a cuatro años atrás, cuando Arantxa publicó su libro: Arantxa ¡Vamos! Memorias de una lucha, una vida y una mujer. En sus páginas, y posteriormente en los juzgados, denunció a su hermano Javier y a sus padres alegando administración desleal y apropiación indebida de su patrimonio, que se estima en 45 millones de euros. Desde entonces y hasta el pasado verano, la comunicación de la deportista y su familia era totalmente nula. Únicamente tenía el apoyo de su marido, Josep Santacana, de sus hijos y de algunos amigos íntimos.

No fue hasta el pasado verano cuando llegó a un acuerdo extrajudicial con ellos. Eso sí, esto no consiguió que llegara la paz a su vida, simplemnte solucionó los enfrentamientos judiciales que tenían e hizo que recuperar su piso de Barcelona y otra propiedad en la Costa Brava. Sin embargo, parece que esta inesperada visita al hospital puede hacer que la familia al completo olvide el pasado y se centre en aprovechar el tiempo que han estado separados.

Déjanos tus Comentarios