Por qué 2019 es el nuevo annus horribilis de la reina Isabel

Reina Isabel annuns horribilis

La reina Isabel ha tenido que hacer frente este año a numerosas polémicas relativas a su familia.

La reina Isabel no despedirá con demasiada nostalgia 2019. Y es que, a sus 93 años, quién le iba a decir que varios miembros de su familia iban a verse envueltos en la polémica. Atrás, muy atrás, ha quedado aquel 1992, año que la propia soberana tildó como «annus horribilis» en el transcurso de un banquete en su honor.

Aquel 1992 estuvo marcado por la ajetreada vida sentimental de sus hijos. Mientras la princesa Ana obtenía el divorcio de su marido, Mark Phillips, el príncipe Andrés -este mismo año en boca de todos- se separaba de Sarah Ferguson. No mejor suerte corría el matrimonio del príncipe Carlos y la princesa Diana. Ellos también protagonizaban una separación, en su caso, no demasiado amistosa. Para colmo de males de la reina Isabel, un incendio devastaba parte del Castillo de Windsor. Las cosas no podían ir peor.

El accidente del duque de Edimburgo, el primer disgusto del año para la reina Isabel

Reina Isabel y su marido, Felipe de Edimburgo

El pasado enero, el duque de Edimburgo sufrió un accidente de tráfico del que resultó ileso. No obstante, acabó renunciando a su licencia para conducir.

El año 2019 comenzaba con mal pie para la reina Isabel. No en vano, en el mes de enero su marido, Felipe de Edimburgo, sufría a sus 97 años un accidente de tráfico. El vehículo en el que circulaba chocó contra un Kia en el que viajaban dos mujeres, que sufrieron heridas leves, y un bebé de nueve meses que resultó ileso. En este sentido, el hecho de que fuese el propio marido de la Reina el que conducía el Land Rover en el que viajaba, desató la polémica.

Tras debates día sí y día también sobre la conveniencia de que un hombre de 97 años siguiera al volante, el propio duque de Edimburgo decidió renunciar a su licencia para conducir. Ponía de este modo él mismo fin a los comentario relativos a este asunto.

Las críticas a Meghan Markle, nada en comparación con la situación del príncipe Andrés 

 La reina Isabel afronta su particular annus horribilis

Los duques de Sussex reconocieron públicamente sentirse vulnerables ante la presión mediática.

Las continuas críticas por parte de la prensa británica a Meghan Markle y el príncipe Harry han sido otro quebradero de cabeza para la reina Isabel. Los mismísimos duques de Sussex reconocían públicamente en un documental sentirse en el punto de mira. Poco antes, habían anunciado medidas legales contra algunos medios de comunicación. Así las cosas, Meghan y Harry se han tomado seis semanas libres de obligaciones para alejarse de la presión mediática y disfrutar de tiempo de calidad en familia.

En cuanto a la situación del príncipe Andrés, quien según se dice ha sido siempre el «ojito derecho» de la reina Isabel, la cosa está que arde. Su poco conveniente amistad con Jeffrey Epstein y la entrevista que concedió para aclarar el asunto ha supuesto que el propio príncipe Andrés decida apartarse de sus funciones públicas. Así las cosas, parece claro que 2019 no estará en el top ten de los años más felices de la soberana británica.

Déjanos tus Comentarios