¿Vende menos libros Mario Vargas Llosa desde que está con Isabel Preysler?

Una imagen de Isabel Preysler junto a Mario Vargas Llosa.

Desde que Mario Vargas Llosa sale con Isabel Preysler, son muchos sus colegas que han puesto su figura en entredicho. El último ha sido Sigifredo Orbegoso, ex amigo del premio Nobel y antiguo director de El Comercio, el diario peruano que ha titulado las declaraciones de Julio Iglesias sobre su disco con su polémica parrafada sobre Vargas Llosa; el escritor pidió en el 2011 que dejaran de mandar sus crónicas a este medio. Orbegoso, doctor en Derecho y Académico, escribe con mucha dureza sobre el hombre que fue su amigo.

Tras criticar la ruptura de Mario con su mujer y haber destruido a su familia, lo define como un hombre sumamente interesado en sus relaciones amorosas; se hace esta pregunta: “¿Pero qué pasará con Isabel Preysler? Era, sin duda, la mujer que ahora necesitaba: con relaciones sociales y políticas, aún bella sin ser joven, que se mueve en el alto mundo social, como el pez en el agua. Patricia, muy deteriorada ya, se ahogaba. Mario no tiene vocación de salvataje: lo que ya no le sirve lo descarta. Él siempre tiene que flotar. ¿Qué pasará con la socialité? Ya se ha hecho público que no le gusta eso de hacer deshacer maletas e ir a reuniones que no son las suyas. Él se divorció y ella es viuda con plata. El noviazgo no tiene cuando terminar. El tiempo pasa. ¿Quién se hartará primero de quién?”

No parece tener mucho sentido, habida cuenta de las obras que ha iniciado Isabel en su mansión de Puerta de Hierro. Según ha publicado Vanitatis, pretende construir en su casa de Puerta de Hierro una piscina  para que el Nobel pueda practicar la natación, un deporte en el que se inició siendo casi un niño. La casa ya dispone de dos, una exterior y una interior, que impresionaron incluso a Victoria y David Beckham cuando fueron invitados a cenar por la socialite a petición de ellos.

Pilar Eyre, autora del libro“Un Amor de Oriente” de Editorial Planeta -inspirado claramente en la relación de Isabel Peysler y Julio Iglesias-, gran conocedora de la vida de Isabel no cree que el escritor vaya a dejarla. “Mario podría haber sido seductor, mujeriego, pero ha quemado demasiadas naves para volverse atrás” afirma.

El Premio Nobel campa por la gigantesca casa a sus anchas, y no parecen preocuparle las boutades de Julio Iglesias, ni los tremendos artículos de algunos de sus colegas, como Jaime Bayly o los ataques de su ex amigo Orbegoso. Y es que, como señala Pilar Eyre, “se ha frivolizado demasiado al escritor. Ni yo misma me acuerdo. Tengo que hacer una especie de reseteo. Es uno de los mayores escritores de lengua castellana vivos, sino el mayor. Sus tribunas en El País son increíblemente buenas. Y ahora se ha convertido en ese señor que va con Isabel Preysler. Tendría que recuperar su última esencia. De gran intelectual, de pensador, de referente moral”.

El escritor Mario Vargas Lloda e Isabel Preysler durante un festejo taurino en Illescas. 11/03/2017

El escritor Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler

Aunque a  Vargas Llosa no le haya beneficiado la relación con Isabel a nivel de ventas, es imposible que se eche atrás… Hay demasiada tierra quemada

En los mentideros literarios se dice que la relación de Isabel Preysler no ha beneficiado a nivel de ventas al escritor. Love se ha puesto en contacto con Penguin Random House, su editorial, que ha rehusado amablemente  informarnos de si las ventas de su catálogo subieron o bajaron tras su romance con Isabel Preysler. Una fuente relacionada con el sector nos cuenta que de Cinco Esquinas, su última novela, se vendieron, según datos de hace tres meses y medio, solo 35.000 ejemplares, una buena cifra para la media española, pero muy exigua si se compara con los 230.000 ejemplares de Patria, de Fernando Aramburu. A Vargas Llosa, según las citadas fuentes, no le ha servido de nada que su libro saliera en una revista del corazón en portada. El público que tenía que comprar sus libros con aquella maniobra no lo ha hecho y ha perdido a otros lectores por el camino.

Isabel y Mario en el ochenta cumpleaños del escritor

¿Y qué hay de la posibilidad de que Mario deje de lado a Isabel si, como aventura Sigifredo Orbegoso, deja de serle útil? “Es imposible”, nos cuenta una persona del entorno de la pareja “Está muy enamorado de ella”. Además, hay mucha tierra quemada detrás. “Ha dado un paso definitivo en su vida al divorciarse. No ha sido una locura juvenil” asegura Jaime Peñafiel. Que se frivolice su imagen no le debe importar a “A un hombre que ha ganado el Nobel ya está de vuelta de todo. No puede aspirar a más ni le pueden quitar nada ”.

Peñafiel, autor de Isabel. La amante de sus maridos, publicado por Grijalbo, pronostica un final feliz para la pareja: “Hay un refrán que dice ‘que la felicidad de una persona no dependa nunca de la persona con la que no pudo casarse’. E Isabel Preysler se enamoró de Mario Vargas Llosa cuando le entrevistó hace más de tres décadas. Entonces estaba felizmente casada con el marqués de Griñón. Mario Vargas Llosa siempre ha tenido mucho encanto físico, personal e intelectual” . Pasaron los años, afirma Peñafiel, y “ahora vuelve a encontrarse con él, cuando Miguel Boyer vive, pero ya no está, ya no es el que es, cuando ella se considera una viuda blanca. Cuando vuelve a concidir con Mario Vargas Llosa está latente ese flechazo que hubo en su tiempo. Ahora ella es libre, incluso para casarse por la Iglesia, aunque lo hará por lo civil, sorpresivamente. No tienen ni edad ni circunstancias para celebrar una boda tradicional.

Isabel Preysler no acompaña a los toros a su pareja últimamente

Y  Jaime Peñafiel está convencido de  que Julio Iglesias se alegrará por su mujer: “¿Qué sea poco elegante lo que ha dicho? Puede… Pero no creo que haya intención de descalificar a Mario. Sigue sintiendo un gran afecto por Isabel. Él me ha dicho que quiere la felicidad de Isabel, él es relativamente feliz con su esposa. No hay que darle otras lecturas a esa frase…?”, Isabel, reitera el colaborador de El Mundo, no podrá decir que su felicidad ha dependido del hombre con el que no se pudo casar: “Contraerá matrimonio con el hombre de quien siempre estuvo enamorada”. La suya será una historia con  el mejor de los finales.

Todo el mundo se pregunta: ¿dónde está Isabel Preysler? No acudió a la corrida de San Isidro con él, pero el motivo no era otro que prefirió descansar. No es, precisamente, una forofa de la fiesta taurina, por mucho que su pareja le intente transmitir su pasión por la fiesta nacional. Isabel ha pasado unos días en el campo en casa de unos amigos con Mario y no parecen preocuparle los rumores sobre un supuesto distanciamiento con su pareja.  Ni tampoco que Vanitatis afirme que se está sometiendo a unos retoques con vistas a una próxima aparición con la firma de azulejos para la que trabaja.

Dejanos tus Comentarios