Protege tus ojos: cómo elegir tus gafas de sol

Protege tus ojos: cómo elegir tus gafas de sol

Este verano cuida tus ojos: te decimos cómo elegir tus gafas de sol

¿Sabías que después de la piel el ojo es el órgano que más daños sufre a consecuencia de la radiación ultravioleta del sol? Sin embargo, y según el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, una de cada tres gafas de sol que se utilizan no supera los controles sanitarios. Y es que llevar gafas de sol cuyos cristales no estén homologados puede ser incluso más perjudicial que no llevar protección alguna.

Por qué es peor para tus ojos

Según nos explican los expertos de Óptica Universitaria, el mayor peligro al utilizar gafas de sol que no estén homologadas es que, con la pupila dilatada por los cristales oscuros, los rayos ultravioleta penetran más fácilmente en los ojos y, sin la protección adecuada, los deterioran. Una mala protección de los ojos frente a la radiación ultravioleta puede causar, a corto plazo, irritación, inflamación, fotofobia o lagrimeo excesivo. Sin embargo, a largo plazo, se aumenta el riesgo de sufrir alteraciones oculares graves como conjuntivitis, queratitis, pingüécula, pterigión, cataratas o retinopatía, entre otros.

El sol, gran enemigo de los ojos

Existen, además, dos factores que incrementan el riesgo de lesiones oculares si no se protege bien la vista. El primero es la mayor radiación debido a la reducción de la capa de ozono, que afecta directamente a la visión. El segundo, el hecho de que el sol es un gran agente oxidativo celular, lo que afecta enormemente al fondo del ojo.

¿Cuándo sufren más los ojos?

A primera y a última hora del día, la exposición de los ojos a los rayos UV es mayor, debido al menor ángulo solar respecto al horizonte, lo que se multiplica por 30 cuando los rayos se reflejan en el agua y por 100 cuando lo hacen en la nieve.

Protege tus ojos: elige bien tus gafas de sol

Por todo ello, Alicia Escuer, directora técnica y de formación de Óptica Universitaria, recomienda “tener en cuenta diferentes requisitos a la hora de adquirir unas gafas de sol: que los cristales aseguren la máxima protección, es decir, que bloqueen el 100% de los rayos UVA y UVB; y que lleven el sello de calidad homologado de la Unión Europea”. “Hay que tener en cuenta – añade Escuer – que la protección contra los rayos UV proviene de un elemento químico invisible, por lo que los cristales más oscuros no son necesariamente los que más protegen”.

Asegurarse de que el punto de venta es autorizado – y evitar los mercadillos callejeros o similares – es la mejor medida para garantizar el cumplimiento de las medidas básicas de seguridad.

Dejanos tus Comentarios