Poros abiertos y puntos negros: ¡acaba con ellos!

Poros abiertos y puntos negros: ¡acaba con ellos!

Poros abiertos y puntos negros: ¡acaba con ellos!

Los poros dilatados son la pesadilla de muchas mujeres, sin importar la edad o el tipo de piel (si bien es cierto que son aún más evidentes en las pieles mixtas y grasas, en las secas, por sus características, también suelen ser visibles, y más difíciles de disimular). Provocan la aparición de irregularidades en la superficie del cutis, así como de brillos; aportan un aspecto sucio y descuidado al rostro, y, por si esto no fuera suficiente, favorecen la aparición de imperfecciones, especialmente acné y puntos negros. Nada más lejos de la piel perfecta, lisa, uniforme y con una textura con la que sueñan todas las mujeres.

¿Por qué aparecen los poros y los puntos negros?

Las principales causas de que los poros se dilaten y se hagan visibles a simple vista son la hiperseborrea (el exceso de grasa, que se puede presentar a todas las edades y tiene mucho que ver con los cambios hormonales) y la hiperqueratosis (el engrosamiento de la capa externa de la epidermis, un fenómeno que aparece especialmente en las pieles maduras y que provoca que los poros se vuelvan rígidos y no se puedan cerrar correctamente).

Pero, además, el envejecimiento de la piel tiene mucho que ver. A partir de los 40 años aproximadamente, el relajamiento cutáneo favorece, por un lado, que la piel pierda su elasticidad (lo que hace que los poros se mantengan abiertos, al perder la capacidad de cerrarse y mantener fuera las impurezas), y, por otro, que los propios poros se deformen, al acumularse alrededor de sus pareces células que actúan como si fueran una barrera, impidiendo que se contraigan.

La limpieza es la rutina diaria fundamental para evitar que los poros se muestren dilatados y acumulen suciedad en su interior. Llévala a cabo mañana y noche, para eliminar a la perfección tanto el maquillaje como las impurezas que se acumulan sobre la epidermis a lo largo del día, taponando los poros. Si tienes la piel grasa o con imperfecciones, utiliza un limpiador desincrustante, y, al menos cada tres meses, acude al centro de belleza para una limpieza profunda.

5 hábitos que hacen más visibles los poros y puntos negros

  1. Tocarse la cara. Un gesto casi involuntario y muy frecuente que deposita todo tipo de partículas sobre la superficie de la piel, tapona los poros y favorece la aparición de imperfecciones.
  2. Pinceles y brochas. Límpialos con un champú neutro al menos cada tres semanas. Si están sucios, las bacterias se pasean tanto por tus productos de maquillaje como por tu piel, y los poros se obstruyen.
  3. Limpiadores agresivos. Pueden provocar que la piel se defienda con un efecto rebote nada deseable: la superproducción de grasa. Ocurre lo mismo si exfolias la piel demasiado a menudo.
  4. Manipular imperfecciones. Por muy tentador que te resulte, no intentes extraer granitos ni puntos negros. Hace que las bacterias penetren aún más en la piel, y causa inflamación y descamaciones.
  5. Consumo de tóxicos. Alcohol, tabaco y azúcares refinados favorecen la inflamación, y, por tanto, influyen directamente en el aspecto de los poros, que se dilatan.

Dejanos tus Comentarios