Pizza Integral

Si utilizas hortalizas como brócoli o coliflor, escáldalas antes de colocarlas en la pizza

Dificultad: media Preparación: 40 minutos + reposo
Calorías: 394 Congelar: no

Ingredientes para 6 personas
300 g de harina integral • 20 g de levadura de panadero prensada • 1 vaso de agua tibia • 20 g de pipas • aceite de oliva • tomate frito casero • verduras variadas crudas, de las que se tengan a mano (cebolla, tomates maduros, pimiento rojo, berenjena, champiñones…)
• pimienta negra • 30 g de pasas • 30 g de queso rallado • orégano • sal.

 1 Haz un volcán con la harina y pon en el centro la levadura disuelta con el agua tibia, media cucharadita de sal y dos cucharadas de aceite. Amasa primero con los dedos y luego con las manos. Hay que trabajarla hasta que queden ligados todos los ingredientes y la masa quede ligera. Ponla en un recipiente untado con aceite y cúbrelo con un paño húmedo y colócala cerca de alguna fuente de calor indirecto (por ejemplo, el horno precalentado y apagado).
2
Cuando doble su volumen, aproximadamente en una hora, extiéndela sobre una superficie enharinada con un rodillo. Puedes darle forma redonda o cuadrada, y dejarle el grosor que más te guste, si la quieres crujiente (fina) o esponjosa (gruesa). Píntala muy ligeramente con aceite y pincha con un tenedor toda la superficie. Ahora, cúbrela con el tomate frito, repartido por toda la superficie, y pon encima las verduras elegidas bien troceadas y limpias. Espolvorea con orégano, pipas, las pasas, el queso rallado, un chorrito de aceite, sal y pimienta.
3
Precalienta el horno a 180 ºC. Cocínala entre 15 a 20 minutos, según el grosor de la pizza.

Escribe tus comentarios