Pestañas de escándalo, ¿qué necesitas para conseguirlas?

Pestañas de escándalo: esto es lo que necesitas para conseguirlas

¡Te enseñamos a conseguir unas pestañas de escándalo!

Largas, espesas, curvadas, pobladas… las pestañas son la clave de una mirada hipnótica y atractiva. Aunque en sí mismas no son más que unos pequeños pelos que crecen en el borde de los párpados de todos los mamíferos (a razón de cerca de 200 en el superior, y rondando la centena en el inferior), y se encargan de proteger el ojo de los cuerpos extraños, a nivel estético van mucho más allá. Enmarcan el ojo y lo realzan, y son, sin duda alguna, la mejor herramienta de seducción para la mirada.

Sin embargo, para que las pestañas cumplan con esta función, es fundamental mantenerlas en perfecto estado. Hay que tener en cuenta que son, por naturaleza, frágiles, y que su vida es corta: cada día perdemos entre 1 y 5 (sin contar las que se desprenden si no nos desmaquillamos correctamente), y su ciclo de vida es corto: unos 90 días. Por eso es importante cuidarlas con mimo, ya que, en las mujeres se suelen ver sometidas a agresiones constantes, empezando por el maquillaje y el desmaquillado diarios. Además, es muy recomendable utilizar un producto de tratamiento (por lo general, sérums) que las nutra, revitalice y fortalezca desde el interior.

Máscara de pestañas, herramienta clave

Pestañas de infarto

Ya en la Antigüedad las mujeres realzaban sus pestañas con distintas técnicas. En el siglo XIX el perfumista Eugène Rimmel creó la primera máscara de pestañas, que se perfeccionó en 1913, y, en 1957, de la mano de la empresaria (y visionaria) Helena Rubinstein adoptaría la forma en la que la conocemos hoy en día: una fórmula cremosa en un tubo y con un aplicador con un cepillo en la punta. A día de hoy, sigue siendo el producto de maquillaje que más rendimiento ofrece en cuestión de segundos. Solo tienes que elegir la que más se adapta a tus necesidades y gustos para presumir de mirada.

4 básicos para unas pestañas de infarto

  1. Cepillo o peine. Péinalas antes de aplicar la máscara para que estén bien separadas y se impregnen mejor. Puedes utilizar el cepillo de una máscara que ya hayas terminado.
  2. Pestañas postizas. Las favoritas de las celebrities. Se aplican y retiran fácilmente, y no hacen sufrir a las pestañas. Perfectas para ocasiones puntuales.
  3. Rizador. Es un básico para una mirada abierta y desplegada. Mantén la presión durante 5 segundos, y suelta. Utilízalo siempre antes de aplicar la máscara.
  4. Tratamiento. Puedes elegir entre un sérum específico, o utilizar a diario una máscara con activos tratantes. Los efectos son visibles a partir de 4-6 semanas.

Truco: aprende a desmaquillarlas

No olvides desmaquillarlas a conciencia y con un producto específico para las pestañas, que no las dañe y que las mime. Hazlo presionando suavemente con un algodón impregnado durante 10 segundos, sin frotar ni restregar, y, a continuación, deslízalo, siempre hacia abajo, para arrastrar el producto.

Dejanos tus Comentarios