Descubre en qué quiere Miguel Ángel Muñoz superar a Elsa Pataky

La gran esperanza de Miguel Ángel Muñoz

Miguel Ángel Muñoz en un acto tras ganar MasterChef Celebrity.

Por todos es conocido su buen hacer como actor y hace poco descubrimos que Miguel Ángel Muñoz también se desenvuelve muy bien entre fogones al convertirse en el ganador de la primera edición de MasterChef Celebrity. Pero el madrileño está empeñado en sorprendernos cada vez más y ahora ha decidido demostrar que dentro de él hay un gran aventurero.

Así, el que fuera protagonista de Un paso adelante ha puesto rumbo a Bolivia junto a Jesús Calleja con el objetivo de escalar el Pequeño Alpamayo, una montaña de 5425 metros. Si lo consigue, será el invitado de Planeta Calleja que más alto ha ascendido, un logro que hasta ahora pertenece a la actriz Elsa Pataky, con 5.270 metros.

Miguel Ángel Muñoz y Jesús Calleja en el aeropuerto.

“Desde que vi por primera vez Planeta Calleja quería vivir la experiencia con Jesús”, afirma Muñoz. “No nos conocíamos personalmente, pero estoy seguro de que congeniaremos muy bien. Me gusta mucho su manera de ver la vida y compartimos una filosofía similar. Su llamada para compartir esta aventura es un regalo”, revelaba antes de cruzar el charco.

“Tengo ganas de darle caña y hay mucha aventura por delante. Os iremos contando, decía Calleja, quien consigue sacar la mejor versión de cada una de las celebrities con las que comparte aventura. Blanca Suárez, Álex González,  Laura Escanes, Risto Mejide, Mercedes Milá o Mireia Belmonte han sido algunos de los que han saboreado junto a él las mieles del a adrenalina.

Risto y Laura en 'Planeta Calleja'

Risto Mejide y su esposa viajaron a Sudáfrica para participar en el programa de Jesús Calleja.

Su viaje, paso a paso

Esta aventura comienza en La Paz, una de las dos capitales de Bolivia. Allí deberán comprar víveres para lo que les espera más adelante. Se trasladarán por carretera hasta la Cordillera Real donde llegarán a una pequeña aldea aymara. Una familia local les alojará en su casa, compartirán tareas y disfrutarán de la hospitalidad de las gentes de altiplano.

Al día siguiente empieza la ascensión. El campo base, situado a 4.700 metros, les meterá en situación. A partir de ahí, les aguarda una zona glaciar de alto riesgo, con peligrosas grietas que esconden abismos bajo los pies, y una ascensión con una inclinación por encima de los 55 grados hasta la afiladísima cresta final.

Dejanos tus Comentarios