Los 10 beneficios del sol que aún no conocías

sol

La luz del sol nos ayuda en numerosos aspectos de nuestras vidas

Se habla mucho de los riesgos que conlleva la exposición a sus radiaciones solares, especialmente a las ultravioletas, pero no tanto de todo lo bueno que nos aporta. Hoy te desvelamos todo lo bueno que nos ofrece el sol a nivel de salud.

Disminuye el riesgo cardiovascular

Las personas que viven en zonas con climas cálidos son menos propensas a padecer enfermedades cardiovasculares. De nuevo, la responsable es la radiación ultravioleta, que interviene en el metabolismo del colesterol “malo” y evita que se fije a las arterias. La consecuencia directa es la reducción de los niveles de colesterol. Además, está demostrado por múltiples estudios que la exposición al sol, al favorecer la circulación de la sangre, ayuda a disminuir la tensión arterial. Por eso, las personas con la tensión baja tienen que tener cuidado al sol.

Es un buen regulador del sueño

Los rayos ultravioletas ayudan a que el cuerpo produzca más melatonina, la hormona que induce al sueño. Durante el día, cuando hay sol, la melatonina desciende y estamos despiertos y activos. Por la noche, aumenta.

Te ayuda a estar de buen humor

Los rayos de sol ayudan a disminuir el cansancio y el estrés. Por lo que se favorece una actitud y un estado de ánimo positivos. Esto se debe a que los temidos rayos UV aumentan la serotonina, un neurotransmisor que está relacionado con la sensación de bienestar. Nada mejor que vivir en un entorno soleado para mantener a raya la depresión.

Favorece la respiración

Una investigación realizada en 9 ciudades españolas demuestra que la incidencia del asma infantil y otras enfermedades respiratorias es mayor en las zonas con menos horas de sol. Así, se ha demostrado que la vitamina D es fundamental para que el cuerpo sea eficiente generando anticuerpos, y unos niveles altos de esta vitamina mejoran el sistema respiratorio.

Ayuda al sistema inmunológico

Entre los principales beneficios del sol destaca el de aumentar la resistencia en general. Nos ayuda a que el cuerpo tenga una mejor respuesta inmunológica, reduciendo la incidencia de todo tipo de infecciones. Esto se consigue gracias a que los rayos de sol hacen que el cuerpo aumente la producción de glóbulos blancos y linfocitos en sangre. Es decir, nos ayuda a ser más fuertes y estar más protegidos frente a los diferentes agentes patógenos.

Es bueno para la piel

Teniendo en cuenta que es importante protegerse de los rayos ultravioleta correctamente para evitar todo tipo de daños, está demostrado que la exposición al sol controlada contribuye a mejorar enfermedades dermatológicas como pueden ser el acné, la psoriasis o el vitíligo. Además, el sol fomenta la vasodilatación de las vías sanguíneas. Lo que se traduce en una mejor circulación de la sangre.

Mantiene los huesos fuertes

La vitamina D es básica para la mineralización de los huesos, puesto que favorece la absorción del calcio y el fósforo en el intestino y evita su pérdida en el riñón. Además, mantiene el buen tono muscular y ayuda a prevenir la osteoporosis.

Protege tu cuerpo de algunos tipos de cáncer

Está demostrado que la exposición al sol promueve una protección natural frente al desarrollo de ciertas enfermedades, incluidos varios tipos de cáncer. De hecho, hay variedades de esta enfermedad que tienen mucha mayor incidencia en los países con pocas horas de sol, como los nórdicos, que en los mediterráneos. El motivo: la vitamina D actúa como protectora frente a algunos tipos de cáncer, como son los de mama, ovario, útero, vejiga, colon, estómago y próstata, así como frente a ciertos linfomas.

Aumenta el deseo sexual

No es casualidad que el verano sea la época de mayor actividad sexual.  No solo porque el buen tiempo y las vacaciones contribuyen a relajarse y desinhibirse, sino porque la radiación ultravioleta, estimula la producción de serotonina, hace lo propio con la testosterona, la hormona que regula el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Previene la esclerosis múltiple

Aun no se sabe con seguridad la verdadera razón por la que esto es así. Sin embargo, se ha demostrado que la incidencia de la esclerosis múltiple en los países con menos horas de sol es mucho mayor. Se cree que se debe a que el sol aumenta los niveles de vitamina D y que la aparición de esta enfermedad degenerativa tiene mucho que ver con la exposición solar durante la infancia.

Dejanos tus Comentarios