Helen Lindes, madrina de Ladival, más guapa y feliz que nunca

Helen Lindes, madrina de Ladival, más guapa y feliz que nunca

Helen Lindes, madrina de Ladival,

más guapa y feliz que nunca

Hablamos con la modelo canaria, espectacular tras ser mamá el pasado 22 de diciembre y madrina por segundo año consecutivo de Ladival, firma a la que confía tanto la protección solar de su piel como la de su bebé, Alan. Además de presentarnos lo último para proteger la piel de toda la familia del sol, nos cuenta cómo está viviendo esta experiencia tan bonita, y cuál es su secreto para mantenerse radiante tras la maternidad… pese a la falta de sueño.

 

Se cuidó mucho durante el embarazo, y se nota: Helen Lindes, a poco más de tres meses de dar a luz, hace gala de una figura espectacular y sus ojos tienen ese brillo que solo la felicidad más absoluta aporta. Hablamos con ella de esta nueva etapa de su vida y nos confiesa cómo ha hecho para recuperarse tan bien después del parto. Y es que, aunque Helen deseaba tener un parto natural, hubo complicaciones en el último momento y tuvo que someterse a una cesárea de urgencia. Sin embargo, todo salió bien y tanto ella como Alan están estupendamente. Además, nos confiesa que su marido, el jugador de baloncesto Rudy Fernández, es su mayor apoyo: “No sé qué hubiera hecho sin él a mi lado, sobre todo en el parto, que fue muy duro”, asegura.

Alan ya tiene tres mesecitos, ¿cuál es tu balance de este primer trimestre como mamá?

Al principio fue bastante duro, sobre todo por el parto, que se complicó, y después tuve que recuperarme. Es un cambio tan drástico que hay que habituarse, yo no tenía ningún tipo de experiencia previa con bebés, y siendo madre primeriza es todo nuevo. Ha sido ir aprendiendo a marchas forzadas, pero al final, después de tres meses, ya me siento como una “pro” (risas). Los baños, las tomas, los tipos de llanto… ya es algo metido en mi rutina y conozco bien a Alan, sé qué necesita en cada momento y me manejo muy bien con él.

“Yo no era nada niñera, pero ahora estoy realmente feliz. Tener un niño lo cambia todo, es algo muy grande”

¿Cómo os ha cambiado la vida a Rudy y a ti?

Nos ha unido muchísimo más si cabe, e intentamos buscar nuestros momentos como pareja. Quiero pasar el mayor tiempo posible con mi hijo, pero no hay que descuidar a la pareja. Pero está claro que es un cambio radical. Lo más duro es hacerte a la idea de que eres padre, y planificar todo el resto de tu vida alrededor de tu hijo.

 

Día de fútbol en familia!!! Primer partido de Alan… 😍😍 #realmadrid #derby @rudy5fernandez

Una publicación compartida de Helen Lindes Griffiths (@helenlindesgrif) el

¿Cuál es el secreto para haberte recuperado tan rápido?

Yo pienso que consiste en cuidarte antes y durante el embarazo. Me he mantenido en mi peso durante más de 10 años, y aunque engordé 20 kilos, creo que mi cuerpo estaba deseando volver a su ser: ahora mismo solo me quedan 2 o 3 para volver a mi peso. Además, por supuesto, me he cuidado mucho, y este último mes me he puesto más las pilas, antes no podía porque después de una cesárea hay que esperar para empezar a hacer ejercicio.

¿Cómo cuidas al rey de la casa?

Lo que más cuido, sobre todo ahora que ya es primavera, es la protección solar: es súper blanquito, y no me perdonaría que se le quemara la piel lo más mínimo. Ahora ya lo hago cuando vamos de paseo o al parque, pero este verano tengo clarísimo que le voy a embadurnar de crema de arriba abajo, los productos de Ladival son buenísimos y súper agradables y me da mucha tranquilidad saber que nuestra piel está bien protegida. Mi madre es inglesa, muy blanca y con muchas pecas, y al vivir en Canarias siempre, desde pequeñita, me inculcó la importancia de protegerse del sol para prevenir manchas, envejecimiento de la piel y daños mayores.

¿Y cómo te cuidas tú?

Me protejo del sol durante todo el año, como te comentaba, es algo que desde siempre he tenido muy claro, y además hago ejercicio, tengo una entrenadora personal, he vuelto a mis clases de yoga (lo dejé durante el embarazo, pero ya lo he retomado)… Además, intento comer siempre muy sano. Rudy come muchísimo más que yo, pero siempre dice que yo como mucho mejor.

 

De vuelta al trabajo!!! Primer evento de la primavera con @ladival_es ☀️☀️☀️ agencia @martaasturias #LadivalNovedades #spring #happy #work

Una publicación compartida de Helen Lindes Griffiths (@helenlindesgrif) el

Cuéntame cómo es Rudy como papá…

Él es muy niñero, y siempre ha tenido clarísimo que quería ser padre, le hacía muchísima ilusión. Yo no lo tenía tan claro, pero ya cuando nos pusimos a ello lo vivimos con mucha intensidad. Como padre es fantástico, colabora mucho, no es el típico que intenta escaquearse, y aunque viaja muchísimo y entrena 4 horas al día, en cuanto tiene un ratito libre se escapa para pasar tiempo con Alan.  Y al niño se le ilumina la cara en cuanto ve a su padre. Él ha tomado más el rol de jugar con él, pero es lógico. Ya estamos pensando hasta cuándo irá a ver su primer partido, pronto empezaremos a ir los dos juntos a ver jugar a Rudy.

¿Y cómo es Alan?

Es muy, ¡muy grande! (risas). Ya pesa casi 8 kilos, y está en un momento muy bonito: ya interactúa y empieza a intentar hablar. Yo creo que es una mezcla de los dos; creo que tiene mis ojos, de momento los tiene azules, pero según el pediatra es probable que tornen a verde; pero la forma de la cara y lo alto que es vienen de Rudy. Es muy risueño, da gusto con él, no extraña nada y es muy bueno. ¡Y ahora ya duerme hasta 8 o 9 horas seguidas!

Lo que más me ha sorprendido de la maternidad
es cómo el amor a un hijo supera a todos los demás

¿Pensáis en darle un hermanito?

Sí, no será hijo único, pero no todavía. Yo tengo que recuperarme por dentro, después de una cesárea el cuerpo necesita su tiempo, por lo menos un año o año y medio. Si es por Rudy tendríamos tres, y no queremos que se lleven mucho, pero de momento vamos a esperar un poco. Uno más, seguro.

Hace poco fue el cumpleaños de Rudy. ¿Cómo lo celebrasteis?

Primero pensamos en hacerlo por todo lo alto, pero con un bebé… Si lo celebrábamos fuera teníamos que dejarle en casa, así que al final decidimos hacer una celebración íntima en casa con mis suegros y poder estar todos juntos y que Alan participase.

Dejanos tus Comentarios