El doble efecto déjà vu en los Oscars

El doble efecto déjà vu en los Oscars

El doble efecto déjà vu en los Oscars

Si ya sienta mal encontrarse con alguien que va (prácticamente) igual vestida que tú en circunstancias normales, mejor no pensar cómo tiene que sentar si esta desagradable coincidencia tiene lugar sobre una alfombra roja. Y si la alfombra roja es la de los Premios Oscar, la más vista del mundo, peor aún. Si no, que se lo digan a las cuatro actrices que vamos a ver a continuación, y que hicieron que medio mundo se preguntara si sus apariciones eran un déjà vu: Michelle Williams, Emma Roberts, Ginnifer Goodwin y Ruth Negga, que han dado mucho que hablar del “efecto dopplegänger” (un término alemán con varias acepciones, todas en la misma línea, y que se refieren al doble fantasmagórico o el “gemelo malvado” de alguien vivo).

Blanco y negro, un déjà vu de lo más clásico

El binomio blanco y negro es una apuesta segura para cualquier momento del día y para cualquier ocasión. Elegante, clásica y atemporal, es una combinación que no suele fallar. Y no falló en la alfombra roja de los Oscars… aunque a Michelle Williams y Emma Roberts no debió de gustarles mucho ver su look casi reflejado en un espejo, respectivamente. Ambas actrices optaron por vestidos en blanco y negro, con pronunciados escotes y falda vaporosa, que si bien no eran idénticos, sí que tenían mucho que ver.

El doble efecto déjà vu en los Oscars

Emma Roberts, una pieza de museo

La sobrina de Julia Roberts fue protagonista de este particular déjà vu que tuvo lugar en la 89 edición de los Premios Oscar, con un vestido vintage que tiene mucha historia, y que pertenece a la primera colección Privé (Alta Costura) que diseñó Giorgio Armani. La actriz sorprendió con un look de belleza en el tono de moda del momento, el blorange, que recordaba a la era dorada del cine.

El doble efecto déjà vu en los Oscars

Michelle Williams, de Vuitton

Por su parte, la actriz Michelle Williams, que estaba nominada al Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por su papel en Manchester frente al mar, también acertó con un precioso vestido de Nicholas Ghesquière para Louis Vuitton.

El doble efecto déjà vu en los Oscars

Rojo, encaje y transparencias

El otro duelo de la noche (en cuestión de estilismo) lo protagonizaron las actrices Ruth Negga y Ginnifer Goodwin: otro déjà  vu, pero con menos estilo. Ambas optaron por el rojo y por vestidos con un aire victoriano, transparencias, encaje, manga larga y cuello alto. Ruth Negga, que competía en la categoría de Mejor Actriz por Loving (y que vería cómo la todopoderosa Emma Stone le quitaba de las manos el premio), lució un vestido firmado por Valentino y confeccionado exclusivamente para ella. Por su parte, Ginnifer Goodwin optó por un diseño de Zuhair Murad que no la favorecía demasiado, y tampoco le acompañaron los looks de maquillaje y cabello. Ninguna de las dos figuraría entre las mejor vestidas de los Premios Oscar.

El doble efecto déjà vu en los Oscars

Escribe tus comentarios