Descubre tu tipo de piel y cómo limpiarla

Descubre tu tipo de piel y cómo limpiarla

Descubre cuál es tu tipo de piel y cómo limpiarla

Para que tu piel luzca sana, radiante y bonita, uno de los puntos clave es la limpieza, mañana y noche, con el producto adecuado. Y para ello es imprescindible que tengas muy claro cuál es tu tipo de piel y qué necesita. Te ayudamos.

¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Aunque el profesional más adecuado para diagnosticarlo es el dermatólogo (o, en su defecto, la esteticista), te ayudamos a identificarla con este sencillo test.

Al salir de la ducha, o tras lavarte la cara, si esperas unos minutos, ¿cómo notas la piel?

  1. Tirante y poco confortable.
  2. Tira en algunas zonas, pero el resto no presenta ningún problema.
  3. Incómoda, con rojeces e irritaciones.
  4. Normal, no noto nada especial.

¿Sueles tener brillos?

  1. No, pero sí se me reseca y se descama.
  2. Sí, en la zona de la nariz y la frente.
  3. Por lo general no.
  4.  Sí, me ocurre a menudo

¿Qué aspecto tienen los poros?

  1. Prácticamente no se ven.
  2. Se ven claramente.
  3. Por lo general apenas son visibles, salvo cuando se me irrita la piel.
  4. Están dilatados.

¿Cómo describirías tu piel?

  1. Fina y frágil.
  2. Seca en la zona de las mejillas pero con brillos en nariz y frente.
  3. Se me irrita a menudo y aparecen rojeces.
  4. Me brilla y tiene un aspecto grasiento.

Soluciones: mayoría de 1: seca. 2: mixta. 3: sensible. 4: grasa

A cada piel, su limpiador ideal

Cómo limpiar tu tipo de piel

Seca

Tiene escasez de lípidos, produce menos sebo de lo normal, y es más sensible a las agresiones, además de ser más fina. Se descama a menudo y se siente tirante, y áspera, con aspecto apagado.

Cómo limpiarla

Opta por los que aportan más lípidos: aceites o bálsamos, que limpian y nutren al mismo tiempo.

Mixta

Combina las características de una piel grasa (especialmente en frente, nariz y mentón) y una piel seca (por lo general en la zona de las mejillas).

Cómo limpiarla

Elige limpiadores al agua como mousses o geles, que refrescan y eliminan impurezas sin resecar.

Sensible

También llamada piel intolerante, reactiva o hiperexcitable, tiene alterada su función barrera y por eso reacciona ante cualquier cambio. Tiende a presentar rojeces, irritaciones, tirantez y picor.

Cómo limpiarla

El agua micelar respeta su delicada barrera y limpia sin resecar ni agredir la piel.

Grasa

Produce excesivo sebo, y se caracteriza por poros visibles, aspecto brillante, piel engrosada y vasos sanguíneos invisibles. Suele ir acompañada de impurezas.

Cómo limpiarla

Con limpiadores con barros y arcillas, que absorben el exceso de grasa y limpian los poros.

 

Dejanos tus Comentarios