¿Cómo puedo acabar con los problemas del cuero cabelludo?

Cuidar de tu cuero cabelludo es imprescindible para tener una melena sana y bonita.

Según un estudio promovido por la marca h&s, el 65% de los españoles es consciente de la relación que hay entre un cuero cabelludo sano y un cabello bonito. Sin embargo, ni siquiera 1 de cada 4 lo cuida adecuadamente: muchas personas solo reparan en él cuando sufre alguna alteración, como pueden ser la caspa o los picores.

Pero debemos ser conscientes: la salud de nuestro pelo comienza por el cuero cabelludo. En él se encuentran los folículos pilosos, que rodean cada uno de los cabellos y son los responsables no solo de su nacimiento, también de la salud y el buen estado general del cabello; desde la fuerza al brillo. Si no está bien cuidado y en perfecto estado, es imposible que el cabello luzca bonito y rebosante de salud. Así de simple.

Por eso, para cuidar el cuero cabelludo no hace falta esperar a tener caspa u otros problemas asociados. Lo ideal es hacerlo a diario, empezando por el momento del lavado. A la hora de elegir un champú, opta por una fórmula que permita mantenerlo hidratado y cuidado. Esto te servirá para evitar la aparición de problemas y asegurar una melena espectacular; y, sobre todo, que lo respete y no lo agreda.

Los principales problemas del cuero cabelludo

  • Sensibilidad: se caracteriza por ardor, hormigueo, dolor, picor y enrojecimiento. Suele deberse al uso de productos capilares agresivos y a una dieta inadecuada, que resecan el cuero cabeludo y dan lugar a estos síntomas.
  • Exceso de secreción sebácea: da lugar a un cuero cabelludo y un cabello grasos. A menudo está asociado a cambios hormonales (pubertad, embarazo, lactancia) y al estrés.
  • Caspa: aparece cuando confluyen tres factores: un cuero cabelludo sensible, un exceso de grasa y un microbio llamado Malassezia globosa, que descompone el sebo e irrita la piel de la zona, produciendo la característica descamación.

Los cuidados básicos del cuero cabelludo

¿Qué cuidados necesita mi pelo después del verano?

Demasiado a menudo no somos conscientes de cómo nuestros hábitos y nuestro estilo de vida pueden perjudicar al cuero cabelludo y, por tanto, el aspecto y la salud del cabello. Además de lavarlo con un champú adecuado, resulta fundamental seguir una alimentación variada y equilibrada, en la que no pueden faltar vitaminas, proteínas e hidratos de carbono.

Toma nota: que no escaseen en tu dieta pescado azul, frutos secos y fruta y verdura. Por otra parte, si llevas el cabello coloreado, ten mucho cuidado con los tintes que utilizas, pues si contienen amoniaco u otros químicos fuertes pueden dar lugar a irritaciones, reacciones alérgicas e, incluso, quemaduras en el cuero cabelludo.

Y no olvides que, al igual que proteges tu piel de los efectos nocivos de la exposición solar, debes hacer lo mismo con la de esta delicada zona. Antes de exponerte al sol, aplica un producto capilar que proteja tanto el cabello como el cuero cabelludo de la radiación ultravioleta. Para terminar, acostúmbrate a realizar suaves masajes por toda la zona con la yema de los dedos, para favorecer el riego sanguíneo y la oxigenación.

Dejanos tus Comentarios