Te contamos cómo ha sido la dieta de Carlota Corredera

Carlota Corredera durante la presentación de su libro en Madrid.

“No me termino de creer lo bien que estoy”, confiesa Carlota Corredera. La presentadora ha experimentado una “catarsis” que le ha hecho más “fuerte”. Ha conseguido vencer complejos y ganar seguridad en sí misma. También se ha convertido en un referente involuntario para las personas que padecen sobrepeso u obesidad.

Carlota siempre tuvo una relación complicada con la báscula y con la comida. No obstante, fue a raíz de su embarazo cuando ese problema se agravó: “Me quedé embarazada en el peor de los escenarios. Dejar de fumar y mi tiroiditis crónica me hizo partir con un sobrepeso inicial importante… No engordé como cualquier persona normal, y eso que no comía tanto”, confiesa.

“Mi autoestima ha mejorado mucho en este proceso, pero tengo una autodefensa para no creerme ni recrearme con lo que soy hoy”, asegura Corredera.

Fue por ello cuando, tras el parto, decidió ponerse en manos de los profesionales de Pronokal, y es que los kilos de más le impedían moverse con la agilidad que requería su hija de casi un año. Y su elección fue todo un acierto. En solo un año perdió 60 kilos y lo mostraba en exclusiva en la Revista LOVE.

El método Pronokal se sostiene en 4 pilares básicos: médico, dietista, coach y actividad física. El médico es quien lidera el tratamiento con una prescripción proactiva del método, quien pauta la dieta y quien motiva al paciente. En el caso de Carlota Corredera se trató de la Dra. Saavedra: “Ha sido y sigue siendo un anclaje para mí. Ha sido una gran psicóloga conmigo. Ir al médico y que me dijera come menos y anda, no me valía. Necesitaba que me motivaran, y ella lo ha hecho”, revela.

Controlar la ansiedad

En el caso de pacientes como Carlota, el objetivo prioritario que se fijaron los especialistas era que perdiera la grasa visceral, responsable de la mayoría de enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y las enfermedades reumáticas. Lo primero que se hizo fue enseñarle a canalizar la ansiedad porque, en su caso, esta era su gran problema. Esta dieta era perfecta ya que al ser cetogénica ayuda a calmar la ansiedad y bloquea el hambre y el apetito.

Carlota ha perdido en un año 60 kilos y ha bajado de una talla 60 a una 44-42. “Las personas no deberían preocuparse por perder peso para lucir una talla u otra. Lo verdaderamente importante es estar sano dentro de los parámetros que marca la OMS”, afirma.

Además, se le enseñó a cambiar de hábitos y a comer bien. “Si tienes tendencia a engordar, no puedes volver a comer como comías porque volverás a engordar”, reconocen los nutricionistas, quienes añaden, “no se trata de estar a dieta toda la vida. Se trata de aprender a compensar y cambiar tu relación con la comida”.

¿Su gran miedo? Recuperar los kilos

Para celebrar que ya sois 145 mil mis seguidores en Instagram subo esta foto con una mezcla de pudor y emoción, de nuevo en bañador mostrando las piernas por las que tantos complejos he pasado desde niña… Hay mucho sacrificio y esfuerzo tras esta imagen pero sin duda ha valido la pena, no soy perfecta pero tengo salud #orgullocurvy #lacurvaesbella #luchandopormimejorversión #comprometidaporunpesosaludable #labellezanoestáenlatalla #labellezaestáenlasalud Bañador de @_dolores_cortes vestido de @apparentiaofficial sandalias de @laredoutees pendientes de @bgoandme sombrero de @oysho Estilismo @monthalbet Peluquería @manuelzamoranoestilista Maquillaje @aliciamakeup8 Fotografía @ivanhidalgo_fotografo @revista_love

Una publicación compartida de Carlota Corredera (@carlotacorredera) el

De hecho, volver a coger los kilos perdidos es la mayor preocupación de todos los pacientes que se someten a cualquier dieta. “El mayor miedo de una persona que ha estado tan grande es volver a estarlo”, confiesa Carlota. Así, aunque la presentadora tiene ya el alta de su doctora, sigue yendo a consulta para controlarse. “No quiero decepcionarla, ni a mí tampoco”, concluye.

Convertida en una de las caras más populares de la pequeña pantalla, Carlota asegura que decidió adelgazar por salud, no por presiones profesionales.

Además, para mantenerse en su peso, Corredera sigue un duro entrenamiento deportivo. El ejercicio ha sido un parte fundamental en su proceso de adelgazamiento y lo sigue siendo ahora en el mantenimiento. Para ello Carlota confía en Sara Gutiérrez Durán y su marido, Álvaro Lozano Velasco, sus entrenadores personales y que acuden a casa de la periodista dos días a la semana. En esas sesiones, la presentadora realiza ejercicios durante una hora y media. El resto de días, hace un programa personalizado por su cuenta.

La dieta de Carlota Corredera

El tratamiento consta de cinco fases. La primera fase es cetogénica.

Fase 1. Carlota podía comer solo verduras, suplementos, agua y bebidas naturales. Poco después se introdujo una proteína natural una vez al día; al cabo de un tiempo, se pasó a dos proteínas naturales una vez al día.

Fase 2. Pasó entonces a un desayuno controlado con pan, fruta y proteína. El objetivo era frenar la ansiedad. Desayunando bien conseguimos calmar la ansiedad porque nuestro metabolismo es diurno. En esta fase se incorporan además las frutas, una porción en la mañana y otra en la tarde.

Fase 3. Al poco, se incorporan las verduras y una porción de pan. La alimentación empieza a ser un poco más variada: los cereales, féculas, verduras como las legumbres aparecerán con mayor fuerza.

Fase 4. Las grasas comienzan a tener presencia en la dieta, aunque sin sobrepasar las cantidades indicadas de hidratos de carbono.

Fase 5. La última, es la fase de equilibrio y mantenimiento.

Dejanos tus Comentarios