Carlos de Inglaterra no quería tener a su hijo, el príncipe Harry

Carlos de Inglaterra no quería a su hijo, el príncipe Harry

La relación actual entre el príncipe Harry y su padre es buena.

Las declaraciones que el Daily Mail publicó sobre Diana de Gales fueron toda una bomba mediática. Las palabras de la princesa, grabadas en 1992 por Andrew Morton, su biógrafo oficial, revelan la presión a la que fue sometida y los horribles episodios que vivió durante su matrimonio con Carlos de Inglaterra. Intentos de suicidio, bulimia nerviosa, ansiedad… Todo ha salido a luz.

Pero una de las confesiones que más revuelo han generado ha sido la que apuntaba directamente al príncipe Carlos de Inglaterra y su hijo menor, Harry. Y es que, en palabras de la propia Diana, el heredero al trono británico no quería tener otro varón y se sintió profundamente decepcionado cuando el pequeño llegó a la familia.    

¿El motivo? Que Carlos ansiaba tener una niña. Además, él sólo quería dos hijos, por lo que las posibilidades de ser padre de una pequeña se acabaron para el hijo de la reina Isabel II. Así, cuando el 15 de septiembre de 1984 le informaron de que había sido padre de un niño, su reacción fue “Oh, Dios. ¡Es un niño!”, con evidente disgusto. Cuando vio además que el recién nacido era pelirrojo, no puedo más que exclamar “¡Y encima tiene el pelo rojo”. 

Carlos de Inglaterra no quería a su hijo, el príncipe Harry

Carlos y Diana con el recién nacido.

Diana, que sabía el sexo del bebé con anterioridad, confiesa a Morton no se lo reveló antes por un motivo: estaban viviendo la mejor época se su matrimonio. “Carlos y yo estábamos muy, muy unidos las seis semanas anteriores al nacimiento de Harry; más de lo que estuvimos nunca, estábamos y estaríamos”, señalaba la princesa. “Entonces, de repente, nació Harry y todo se vino abajo en nuestro matrimonio. Todo lo que habíamos conseguir construir se derrumbó”. 

Tras la llegada a la familia del príncipe Harry, el matrimonio de Carlos y Diana acabó de derrumbarse. Pero la culpa no fue del bebé 

¿Lo más duro para ella? Que el nacimiento de su hijo marcó un punto casi final en su relación; su marido, tras llegar Harry, volvió en brazos de su amante. “Éramos tres en nuestro matrimonio”, señalaba esto como el problema principal de su relación. Esa tercera en discordia no era otra que Camila Parker Bowles, la actual esposa de Carlos.

Carlos de Inglaterra no quería a su hijo, el príncipe Harry

Una imagen de Carlos junto a Harry y su actual esposa, Camilla Parker Bowles.

En lo que sí estaba de acuerdo la pareja fue en el nombre, lo que supuso un gran alivio para una ya presionada Diana. William y Harry (Guillermo y Enrique) fueron los elegidos; aunque, como ella misma contaba, “la alternativa era Arthur y Albert (Arturo y Arlberto). Pero no, gracias, menos mal que no peleamos por eso”.

Dejanos tus Comentarios