Cuando seas padre, comerás huevos

Celebra el Día del Padre de la forma más original

Cuando seas padre, comerás huevos… y un waffle con nutella y plátano, un buen smoothie preparado en el momento o un yogur natural con frutos del bosque, porque ¿qué mejor manera de celebrar el Día del Padre que con un brunch espectacular cuyo plato principal se prepara a base de huevos? En el madrileño gastrobar Bendita Locura Coffee & Dreams  ofrecen uno de lunes a domingo, que consta de cinco pasos cuyo punto culminante llega con la delicada quiche Lorraine o los clásicos huevos benedictine.

 Los huevos son los protagonistas

 El menú del brunch se compone de un buen café 100% arábiga, un mini capuccino o un té, acompañado de un zumo de naranja recién exprimido, un smoothie o un jugo de tomate preparado, posteriormente pasaríamos al yogur natural con frutos del bosque y granola para abrir boca a la parte verdaderamente consistente: pan tostado con tomate o queso y membrillo, croissant con mantequilla y mermelada o un waffle con nutella y la guinda del pastel: la quiche Lorraine o los huevos Benedictine.

De origen francés, la quiche Lorraine es probablemente la más famosa de las tartas saladas y aunque en un principio, allá por el siglo XVII, se cocinaba sólo con nata y huevos sobre una base de pasta quebrada, actualmente se le añaden algunos ingredientes más como bacon, puerros o queso. Los ingredientes se baten bien y se hornean hasta que están cuajados. En Bendita Locura la sirven acompañada de una ensalada de brotes de verdes y tomates cherry para dar el contrapunto crujiente y fresco a un plato bastante contundente a pesar de su fino y delicado sabor.

Aunque no está claro su origen, los huevos Benedictine son mucho más modernos que la quiche, de principios del siglo XX más o menos. Consisten en pan tostado –o un bagel o un muffin- sobre el que se coloca una loncha de jamón, bacon o salmón ahumado, encima de ello un huevo escalfado y luego se cubre todo con salsa holandesa. Son increíblemente populares en muchos de los menús de desayuno y brunch de Estados Unidos, por lo que no son difíciles de encontrar. En España sin embargo no resulta tan sencillo.

En el citado local los sirven acompañados de unas tiernas patatitas a las hierbas. Si aún os queda un hueco y os sentís con ganas, podéis poner un broche de oro a la celebración del Día del Padre con un mini mojito de fresa o con el cóctel mañanero por excelencia: el Bloody Mary.

Dejanos tus Comentarios