Si no parece seguro, probablemente, no lo es. ¡No lo hagas!

Que nadie interprete mi post de esta semana como un simple ejercicio de frivolidad… es más, os aseguro que es fruto de auto controlar en extremo mi instinto de implacable polemista, y tratar de haceros más llevadera y entretenida la lectura de mis líneas semanales.

seguro sexo

¿Christian Grey…? ¡Pero quién demonios es Christian Grey…!!!!

El juego con tu pareja es excitante… pero no es necesario ponerse en peligro, ni uno ni otro

En fin, la cuestión es, que buscando un tema del que hablar, abrumada entre un montón de noticias de las que quitan el sueño a cualqueira, cuando no abiertamente provocan pesadillas, y los que me seguís por Facebook sabéis perfectamente a qué me refiero, despertó mi curiosidad la llamada de atención, el aviso de los bomberos londinenses a las parejas para, y cito literalmente, “que no imiten por favor las escenas mas “tórridas” de 50 sombras más oscuras (de Grey)”.

Los pobres bomberos londinenses con todo el equipo listo para ir a rescatar acalorados amantes en apuros…

Nos os dejéis engañar, en las películas, hasta cuando llueve es de mentira

Mantener una cierta pose de inocencia es, casi siempre, la actitud más sexy…
¡diga lo que diga el Sr. Grey…!

Con 50 sombras de Grey y, ahora, con su secuela, pasa como con los realities de televisión: nadie acepta que los ve, pero siempre acaban siendo líderes de audiencia, y todo el mundo sabe de qué van…

sexo seguro

Cuando sin mostrar nada… ¡lo “demuestras” todo!

El libro homónimo de la escritora E.L. James es una novela digamos romántica de matices eróticos, que aborda, en el entorno del gris Seattle, los juegos sexuales de dominio y sadomasoquismo entre una universitaria recién licenciada, Anastasia Steele, y un joven magnate de los negocios, Christian Grey.

En los libros, a Christian Grey le pones la cara que tú quieres y la imaginación hace el resto, lo que puede ser una ventaja

Los libros son libros, y nos permiten echar a volar la imaginación, algo que la película no consigue por ningún lado… Es más, la primera entrega de la trilogía cosechó los 6 premios Razzie (los anti Oscar de Hollywood) a los que estaba nominada: peor película, peor guión, peor actriz (Dakota Johnson), actor (Jamie Dornan) y a la más desafortunada pareja en escena: los citados Johnson y Dornan.

De momento, la primera entrega de la película obtuvo unas críticas realmente sadomasoquistas…

Pero por aquellas cosas de la “fábrica de sueños”, no contentos con el “éxito” cosechado, regresaron en febrero a las pantallas con 50 sombras más oscuras…, la película que de momento ha recibido la recomendación a la que nos referimos en este post y que ha cosechado parecidos elogios que su predecesora.

 

Nada como el ejercicio físico para poner a punto el cuerpo, la mente… ¡y tu libido…!

La cuestión es que los abnegados funcionarios, cansado de los innumerables avisos de emergencia, mayoritariamente nocturnos, de parejas fogosas e inexpertas en estos juegos, advertían muy en serio de los contratiempos y situaciones embarazosas que puede acarrear pretender copiar por la buenas, a los amantes de la pantalla, así como del riesgo de tener que dejar que extraños manipulen tu pene atrapado en una anilla, esposas demasiado apretadas imposibles de abrir, objetos diversos ocupando espacios donde no deberían estar, etc… ya que “si no parece seguro, probablemente no será seguro. ¡Así que no lo hagas!”.

¿A quien no le apetecería que le “salvara” de unas esposas cerradas un bombero de Bilbao…?

 

Leí en su momento el libro y vi la película y qué queréis que os diga…
Recuerdo, además, un chascarrillo que me mandaron a través de las redes poco después de estrenarse la primera película, que decía algo así como, “si lo hace el señor Gray se llama sensualidad y erotismo, si lo hace “Vicente” tu vecino del quinto, ¡¡¡es un puñetero enfermo salido!!!, pero en fin ese no es el tema…

Admitamos que más allá del morbo que tienen los colectivos de uniforme, los bomberos siempre han sido una categoría aparte: la buena forma física que se le requiere y presupone y el juego que dan con eso de la manguera suman muchos enteros al uniforme…  La imagen idealizada de que un hombre tan del tamaño de un armario ropero, te salve la vida y te saque en brazos de un edificio en llamas es un reclamo sexual en sí mismo, es por eso que la noticia tiene en “su altavoz” londinense buena parte de la miga, que, si hubiese sido cualquier otro cuerpo del estado, la noticia no habría pasado a mayores.

 

Los expertos avisan: salvo que seas Houdini, a mordiscos no te sacas unas esposas

Por que no nos engañemos, la policía con la porra, médicos y enfermeras (un básico que siempre nos han dado mucho juego…), pilotos y azafatas, mecánicos, militares, carteros, son lo que son… pero los bomberos, ¡siempre serán los bomberos!

¿Os ha gustado mi blog de hoy…? Fijaros y yo todo, todo sin anillas ni esposas…

FOMI

Share this article

Article Tags

Facebook Comments