La convivencia gana en “Supervivientes”

Ahora que sabemos que Jorge Díaz es el ganador de Supervivientes, he estado reflexionando sobre mi paso por “La Isla de los Famosos”.

La Isla de los Famosos

El equipo de VIPs de la Isla de los Famosos 2003, donde participó Silvia Fominaya

Después de los entretenidos momentos televisivos que nos han regalado Mila y Suso, Suso y Mila, llega el momento de la verdad y con él, el momento del televidente, donde, a diferencia de lo vivido en otro reality de la cadena, donde no ganó la mejor… esta vez lo ha hecho la mera supervivencia, la actitud y convivencia, y no la mala educación y prepotencia.
La cuestión es que  viene a mi memoria el tiempo que pasé con los compañeros de “La Isla de los Famosos”. No vamos a entrar en comparar formatos porque los tiempos eran otros, y nosotros también…  La cuestión: convivencia en situaciones extremas.
La verdad es que a mí, aquel tiempo me cambió la percepción de mi vida, y pese a que acabé marchándome del programa, conforme han ido pasando los años, cada vez guardo con más cariño y recuerdo con más mimo cada una de las situaciones vividas.

 

La Isla de los Famosos se ha convertido para mí en una de las experiencias humanamente más gratificantes de toda mi carrera.

Silvia Fominaya al frente de su blog

Silvia Fominaya al frente de su blog

Comer con una cuchara improvisada  de bambú por Isaac, ¡¡¡comer, vaya lujo!!! Recuerdo al bueno de Asdrúbal subiendo a las cocoteras e ingerir como si se acabara el mundo lapas y todo tipo de moluscos, la gran mayoría de los cuales, pese mi sangre gallega, jamás habría imaginado que sería capaz de comerlos, ni siquiera que se podían comer.
Recuerdo mis reflexiones en la soledad de la húmeda y “fría” noche en la selva, y compartir el pienso con mi inseparable  “please,  mi pequeño lebrel italiano, y todavía puedo sentir, y por eso entiendo tan y tan bien a los compañeros de “Supervivientes”, la sensación de tu cuerpo de mujer, depilarte el vello con unas pinzas llevadas por la malograda María Pineda, la menstruación, no poder lavarte los dientes, toda mi feminidad llevada al máximo estrés por impotencia.

Es lo que tiene de bueno el paso del tiempo, que te endulza hasta las peores experiencias, (o eso creo), y con los años “La Isla de los Famosos” se ha convertido para mí en una de las experiencias humanamente más gratificantes de toda mi carrera.

Besitos, Fomi

Share this article

Facebook Comments