¡Sí! Regulación contra la impunidad en la redes sociales y su uso miserable… ¡ya!

redes

Internet y las redes sociales son las herramientas que han conseguido, en poco más de una generación, hacer el mundo más pequeño, acercarnos y relacionarnos unos con otros como nunca habríamos imaginado.

regulación

De un modo u otro, todos nos relacionamos a través de las redes, hemos reencontrado viejos amigos o nos comunicamos con nuestra familia lejana de un modo del que ya no podemos prescindir.

regulación

El incremento de la utilización de las redes sociales en España y en todo el mundo muestra a las claras que nos hayamos frente a un cambio de modelo de comunicación social.

Como la gran herramienta de comunicación global que es, ha roto el control de la información por parte de unos pocos, permitiéndonos a cada uno de nosotros desde el teléfono móvil y en tiempo real, compartir lo que nos está pasando, lo que sucede a nuestro alrededor y ser conscientes en definitiva de noticias que de otro modo pasarían desapercibidas.

Desde el anonimato o con nombre y apellidos, la falta de respeto, decoro y sensibilidad llegan incluso a la muerte: ¡¡¡¡con las redes la muerte ya no es el final…!!!!

Las redes sociales de un modo global nos permiten con los apenas 140 caracteres de un simple tweet, conocer la situación real de millones de personas que están sufriendo una catástrofe natural o un desastre humanitario, y la opción de solidarizarnos con ellos en auténticas campañas globales…

Iniciativas solidarias para proteger a los más indefensos, las redes sociales son una herramienta maravillosa de movilización ciudadana….

también de un modo más “local”, por ejemplo, a los amantes de los animales, como yo…, que nos permite estar en contacto permanente y denunciar las atrocidades cometidas por descerebrados inhumanos, en noticias más “locales“ que seguramente sin las redes sociales, pasarían completamente desapercibidas para la inmensa mayoría.
En cualquier caso, una herramienta de comunicación tan fantástica nos viene mostrando también por desgracia y con demasiada frecuencia un lado menos fantástico y realmente preocupante como es la falsa creencia entre algunos “usuarios” de que el anonimato en las redes a través de seudónimos es una barra libre para opinar (llegando a una crueldad inhumana), de todo aquello que se nos antoja, sin importar en ese ejercicio de “libertad de expresión” los daños colaterales y el dolor innecesario que esos comentarios puedan producir a las víctimas, cuando no otras veces juicios paralelos, sin ningún fundamento… e incluso como me sucedió a mí, llegar a leer mi propio cruel asesinato en Wikipedia, con Lydia Lozano dándolo como última noticia en “Sálvame”, y conmigo teniendo que salir en el plato vivita y coleando para desmentirlo…

 

¿Qué os parece…? Para haber sido salvajemente asesinada a tiros, creo que no me conservo nada mal… ;-))

A ver, a ver… hasta este momento en las redes, además de un montón de amantes novios y romances falsos, me han asesinado a tiros, me mandan toda clase de guarradas… ¿qué me dejo…?

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tratan en todo momento de cogerle el pulso a una tecnología, en la que a veces puede parecer que los malos van por delante de los buenos…

En agosto de 2011, las redes sociales “me asesinaron” de manera atroz… tuve que ir a La Noria a desmentírselo a mi querido Jordi González

y poco a poco, la legislación se va poniendo al día y va combatiendo estos disparates, pero casos como el reciente de los tweets homófonos y ofensivos a raíz de la muerte por cáncer de Bimba Bosé, como antes los escarnios a la muerte en la plaza del torero Barrio, y un montón de ejemplos más, demuestran a las claras que, por desgracia, el uso responsable de toda esta capacidad de comunicación que me permite semana a semana expresaros mis opiniones en este blog, o a diario compartir con mis amigos y seguidores pequeños momentos de mi vida, no dependen tanto del modelo de teléfono o de lo moderno del modelo de ordenador que tengamos, como de la educación con la que hagamos uso del mismo.

Comentarios homófonos, de una crueldad enfermiza… la propia fiscalía de oficio ha tenido que intervenir para preservar los derechos de los allegados de la víctima.

El reciente caso de Bimba Bosé ha sido un claro exponente del mal uso tanto profesional como anónimo de Twitter a la hora de emitir juicios sumamente indiscriminados y crueles

A mí, que no soy pro-taurina, salvo que se les perdone la vida y se les evite la tortura a los astados, me indignaron los inhumanos comentarios ofensivos tras la muerte en la plaza del torero Víctor Barrio

Chistes de mal gusto, comentarios fuera de tono, bromas obscenas, ataques a minorías… la cara oscura de internet y de las redes sociales…

Y que más allá del trabajo de la policía y los jueces contra esos desalmados “pseudo-autores”, nos corresponde a todos de un modo también global combatir su miserable mal uso, para que nadie les ría los comentarios a esos tipejos y podamos a la vuelta de unos pocos años apreciar solamente lo mucho de positivo que esta herramienta de comunicación nos ofrece.

 

He sufrido en mi propia hija, que una persona ajena a la familia sin consentimiento ha abierto un perfil de la niña de solo 8 años en Facebook y Twitter, un grave delito contra el que la ley debería actuar de inmediato para preservar los derechos del menor

Erradicar de las redes a los desalmados que las utilizan para lastimar, para atacar, o para ofender y garantizar su buen uso, nos corresponde a todos…

FOMI.

Compartir este artículo

Comentarios de Facebook