Alimentos que no son tan buenos (ni sanos) como piensas

Alimentos que no son tan buenos (ni sanos) como piensas

Alimentos que no son tan buenos (ni sanos) como piensas

Cuidar la alimentación es básico para estar, verse y sentirse mejor. Pero no es oro todo lo que reluce, y no podemos fiarnos a pies juntillas de lo que la publicidad o los envases nos cuentan sobre los alimentos. ¡Ojo!

Con los alimentos, ante todo, sentido común

Tenlo claro: no hay mejor tentempié que una pieza de fruta, que además de saciar supone una buena cantidad de nutrientes para el organismo. Que en tu dieta abunden los productos frescos, huye como de la peste de los alimentos procesados y de la bollería industrial. El estudio científico ANIBES demuestra que el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad tiene mucho que ver con la actividad física, la alimentación, el sueño y malos hábitos como el tabaco.

Productos light

El principal error de las personas que quieren perder peso o cuidar su línea: optar por versiones “light” de alimentos y bebidas. ¿Sabías que los productos light a menudo contienen más grasas y/o azúcares que los originales? Lo mejor: comparar las etiquetas.

Qué esconden: contienen, como mínimo, un 30% menos de calorías que el producto original al que sustituyen, pero eso no significa que sean bajos en calorías.

Tortitas de arroz o de maíz

El perfecto tentempié para engañar al estómago entre horas.

Qué esconden: contienen básicamente hidratos de carbono de rápida absorción (por lo que no aportan una sensación de saciedad duradera), sal y saborizantes. No son la mejor opción para cuidar la línea. Además, es fácil pasarse de la ración recomendada de 30 gramos/día (unas 3 tortitas).

Barritas de cereales

Son uno de los snacks más populares para tomar como tentempié o entre horas, tanto para deportistas como para quienes quieren cuidar su alimentación.

Qué esconden: son ricas en carbohidratos y grasas saludables (por su contenido en cereales y frutos secos), pero contienen muchas grasas saturadas, como el aceite de palma.

Ensaladas preparadas

¿Hay alimento más sano que una buena ensalada? No, siempre que sea natural.

Qué esconden: la mayoría llevan pasta o arroz, pan, salsas, bacon, queso… y cantidad de conservantes, sal y añadidos que son apetitosos… pero no saludables.

Leches vegetales

La alternativa a la leche de vaca, tanto para quienes no pueden tomar la proteína de la leche (lactosa) bien por alergia o por intolerancia, como para quienes siguen una dieta vegana o por cualquier motivo prefieren otras opciones.

Qué esconden: son saludables si se elaboran solo con el fruto exprimido (soja, almendra), algo que solo cumple el 20% de las comercializadas. En la mayoría de los casos, lo que más contienen es agua y azúcar. Además, en el caso de la soja, a menudo procede de cultivos transgénicos.

Dejanos tus Comentarios