Acondicionador, descubre cómo elegir el mejor para tu pelo

Cabello perfecto sea cual sea (y cómo sea) tu tipo de pelo

Descubre nuestra guía para encontrar el acondicionador que mejor se adapta a ti.

La principal función del acondicionador es devolver nuestro cabello a su estado natural. ¿Y por qué nos conviene realizar esta rutina de belleza? Porque aunque el champú es capaz de dejar el cabello en perfecto estado, limpio y purificado, mientras que el acondicionador aporta componentes que protegen y embellecen el cabello.

Usar únicamente el champú en nuestra rutina de cuidados capilares implica que retiraremos la grasa, los restos de productos de fijación, las células muertas ,y por supuesto, la suciedad tanto del pelo como del cuero cabelludo, pero también puede ocasionar una ligera inflamación de las cutículas.

Precisamente, estas son las que cubren (y protegen) las raíces de pelo, y si están dañadas, nuestro cabello estará mucho más vulnerable al calor y a otros agentes externos como la humedad, la contaminación… Aquí es donde el acondicionador aporta sus beneficios. Reduce la inflamación de las cutículas y forma sobre ellas una capa que las cubre completamente y las nutre.

Los beneficios del acondicionador

Trucos para un cabello radiante en verano

Es a nuestro pelo como la crema hidratante a nuestra piel. Nos lo explica Claudia di Paolo, propietaria del salón de belleza que lleva su nombre.

  • Hidrata y le da una mayor flexibilidad al cabello. Es un cosmético capilar que equilibria las glándulas sebáceas (las que producen la grasa), recubre la raíz y cierra las escamas (previniendo la caspa).
  • Reduce el encrespamiento. Los que contienen silicona neutralizan la electricidad. ”Sobre todo en cabellos finos (débiles y con poco volumen”, asegura Claudia di Paolo.
  • Previene la rotura y repara las puntas abiertas. Los ingredientes especiales (proteínas, lípidos, etc.) penetran en la capa de keratina del cabello, donde rellenan las fisuras y las restauran.
  • Aporta suavidad. Su textura, más ligera que la del champú, penetra fácilmente en el cuero cabelludo alisando nuestro pelo. Sobre todo si es un acondicionador instantáneo.
  • Se puede utilizar (casi) a diario. Eso sí, debemos eliminarlo bien (aclarándolo con abundante agua) para que no queden ningún resto y “nunca mezclarlo con el champú”, aconseja Di Paolo.

¿Qué acondicionador elijo? 

Te lavas mal el pelo, ¿lo sabías?

Dependiendo del tipo pelo que tengamos, será aconsejable utilizarlo con mayor o menor frecuencia. Si es seco o castigado, el acondicionador es muy importante. Deberemos usarlo siempre que nos lo lavemos, ya que nos aportará una hidratación extra que nos ayudará a nutrirlo y repararlo.

En un pelo normal, con aplicarlo sobre las puntas una o dos veces a la semana, o cuando notemos algunos nudos, será suficiente. Si tu pelo es graso, no hay que abusar del acondicionador (ya que no debes hidratarlo de más), solamente utilízalo de manera puntual para desenredar el cabello.

Falsos mitos del acondicionador

Si se reparte bien (en el caso del cabello graso, nunca lo aplicaremos en la raíz, lo haremos de medios a puntas) y se aclara correctamente, el pelo nunca quedará untuoso. Tampoco es cierto que reste volumen a la melena y la deje aplastada.

Por Rosa Salom.

Dejanos tus Comentarios