Acné adulto: causas y por qué se produce

Acné adulto

Sutter.

Los molestos granitos y las reacciones cutáneas no son patrimonio exclusivo de los adolescentes. Ni son alergias, ni exceso de sensibilidad. Es simple y llanamente acné adulto. La herencia genética, los desórdenes hormonales, el estrés continuado y ¡ser mujer!, parecen estar detrás de esta patología. Pero tranquila, hay solución.

Por Rosanna Rezusta. Asesora: Dra. Aurora Guerra, Jefa de Dermatología del Hospital 12 de octubre de Madrid, Miembro AEDV.

¿Por qué se produce el acné adulto? 

El acné es una consecuencia de la producción excesiva de sebo por las glándulas sebáceas. Los folículos pilosos se obstruyen y dan lugar a los antiestéticos comedones. Y cuando la punta de ese comedón blanquecido se va oxidando por efecto del contacto con agentes externos, se vuelve negro y aparecen las llamadas espinillas. Lo normal es que se padezca en la juventud, momento de cambios hormonales y variaciones morfológicas importantes. De hecho, según datos de la AEDV (Asociación Española de Dermatología y Venereología), el 80 % de los adolescentes españoles, entre 12 y 18 años, lo sufre. Pero a lo largo de la vida se pueden sufrir episodios del llamado acné adulto, especialmente si eres mujer (una de cada 10 lo sufrirá pasados los 30 años de forma recurrente). Además, se puede agravar si sufres estrés y tienes la piel mixta o grasa.

acné adulto ¿Por qué se produce?

Katy Perry pasea por Hollywood a cara lavada, mostrando su acné adulto/ Gtres.

¿Y por qué me sale a mí acné adulto?

Porque eres mujer, tienes cambios hormonales, seguramente sufres estrés, te alimentas regular y tienes tendencia a la piel grasa…. ¿Quieres más motivos?

1. Además de los brotes de acné puntuales en los días de la menstruación o durante los meses de embarazo, hay que sumar los que se producen por el inevitable estrés, el mal del siglo. ¿La causa? Tal como explica la Dra. Guerra, porque nuestro sistema nervioso influye: “participa en el aumento de la producción sebácea, ya que el estrés psíquico activa la liberación de neuropéptidos que pueden mantener el acné o inhibirlo”.

2. Tampoco hay que olvidar que ciertos anticonceptivos generan acné, en cuyo caso la visita al ginecólogo resulta imprescindible. Por su parte, hay algunos de ellos que incluso ayudan a combatir los brotes de acné adulto, pues ayudan a la disminución de las glándulas sebáceas.

3. Y no hay que descuidar la higiene. Tocarnos la cara con las manos sucias, hablar mucho por el móvil –lo dejamos en cualquier lado– y acostarnos sin desmaquillar son hábitos inadecuados que acaban obstruyéndonos los poros de suciedad, grasa y bacterias.”.

Tanto en la adolescencia como cuando crecemos, el acné adulto puede resultar una patología que incapacite y acompleje. Por eso hay que intentar corregirla y tratarla antes de que, además de un problema físico, se convierta en uno psicológico.

4. Utilizar cosméticos inapropiados para nuestro tipo de piel también es nefasto: si tienes la piel mixta o grasa y te aplicas un producto que estimule la producción de las glándulas sebáceas, aparecerán más granitos.

5. Fumar parece que tiene influencia directa. “El 66% de los casos de acné adulto se dan en personas fumadoras”, explica la Dra. Brouard, farmaceútica.

¿A qué zonas afecta el acné adulto?

Especialmente a la frente y a la barbilla y la mandíbula. A diferencia de los simples granitos, el acné es más intenso y se palpa como un nódulo.

Si sufro acné adulto, ¿hay alguna solución?

Sí, hay soluciones tópicas que se aplican directamente sobre la piel en forma de cremas. Suelen llevar retinoides, que son moléculas derivadas de la vitamina A y que evitan que los folículos se obstruyan. También llevan agentes antibióticos, que atacan a las bacterias que pululan en los brotes .

Si no se resuelve de esta manera, podría recurrirse a la medicación oral, como la toma de antibióticos orales. O, en los casos más graves, recurrir a la isotretionina, el famoso Roacután. Es un activo que se empleaba en los casos de acné persistente y duro, pero  se ha extendido a casos de acné moderado. Es un retinoide derivado de la vitamina A.

Acné adulto ¿Por qué se produce?

La tenista Garbiñe Muguruza durante la concesion de la medalla de bronce al mérito deportivo en Madrid/ Gtres.

La mejor rutina para frenar el acné adulto, paso a paso

1. Limpia el rostro dos veces al día, mañana y noche, con un limpiador específico para el acné: contiene elementos purificantes, astringentes y antisépticos que, además de limpiar, desinfectan. Algunos pueden tener alcohol en dosis bajas.

2. Usa mascarilla purificante una vez por semana. Estos productos cosméticos son esenciales porque ayudan a optimizar los productos de uso diario. Tienen alto poder astringente, con lo que con un par de veces semanales será más que suficiente.

3. Las extracciones de granitos y espinillas es mejor que las dejes en manos de un buen profesional. El simple hecho de hacerlo sin la higiene adecuada puede agravar la situación y fomentar la aparición de pequeñas infecciones que empeores la situación de la piel.

4. El protector solar es imprescindible, con factor SPF 30 (como mínimo). El sol, aunque al inicio parece que mejora el acné por su efecto secante, lo cierto es que es un potente enemigo. ¿El motivo? Que a la larga, incrementa la capa córnea y esto hace que haya más riesgo de inflamación de las lesiones.

5. Siempre, cosmética oilfree específica antiacné. Son productos que eliminan los componentes oleosos de su fórmula. Es cierto que los aceites ayudan a disolver mejor el maquillaje, por ejemplo, en el momento de limpiarte la cara. Pero hay panes cosméticos que cumplen esa misión.

Dejanos tus Comentarios